Páginas vistas en total

lunes, 6 de septiembre de 2010

Textos adaptados de César II (Primero de Bachillerato) . Comienza la batalla con los belgas


Según César los belgas habían sido instigados por los jefes de algunos pueblos galos/celtas (entre ellos se denominaban celtas, los romanos los llamaban galos), que aspiraban a erigirse reyes; los Belgas temían que, pacificada la Galia central céltica, los ejércitos romanos ya no tendrían ningún obstáculo para arremeter contra ellos, con la excusa de defender a sus aliados, cuyo número había aumentado tras las últimas campañas, excediéndose para sus enemigos. A.Goldsworthy sostiene que César se movía dentro de los límites del comportamiento correcto de un magistrado de la República, y que pocos generales, entre ellos Pompeyo, habían sido cuestionados por sus acciones y aún menos llegaron a ser castigados. En los Comentarios César sostiene que los belgas planearon e iniciaron un ataque preventivo para desafiar el poder romano. En la práctica, él estaba actuando igual, según los estándares de la época y a ninguno de ellos les faltaba razón.

César utiliza el término "belgas" para refe
rirse a todos los pueblos que habitan al norte de las tribus celtas. Al parecer, según Goldsworthy, los "auténticos" belgas eran las tribus que vivían en lo que ahora es el Paso de Calais y la Alta Normandía, aunque el procónsul creía que todos los belgas eran galos, y algunos tenían origen germano. La frontera entre galos y germanos no estaba muy clara, e incluso en el siglo I d.C. Tácito creía que los nervios y los tréveros eran germanos.A César le interesaba la distinción para hacerlos más temibles, y es cierto que eran más combativos, porque estaban más lejos de la influencia romana, como afirma en el I Capítulo de los Comentarii de bello gallico: Horum omnium fortissimi sunt Belgae, propterea quod a cultu atque humanitate provinciae longissime absunt...De hecho los autores antiguos creían que que el acceso a los lujos de la civilización ablandaba a la gente, mientras que una vida sencilla conservaba la virtud y el valor natural. Así lo cree César cuando continúa diciento: "(...) minimeque ad eos mercatores saepe conmeant atque ea queae ad effeminandos animos pertinent important" (rarísimamente llegan a ellos mercaderes con aquellas cosas que sirven para afeminar los ánimos). Los vestigios arqueológicos confirman que el vino romano era mucho menos habitual en el norte de la Galia que en los pueblos cercanos a las rutas comerciales.

Durante el invierno, las tribus galas habían intercambiado rehenes y formado un ejército, liderado por Galba, rey de los suesiones. César comenzó a concentrar sus fuerzas antes de que empezara la temporada de campañas, enviando a las dos nuevas legiones a las órdenes del legado Quinto Pedio (uno de los lugartenientes del General en Jefe, es decir César), mientras él permanecía en la Galia Cisalpi
na, y marchó hacia el norte en primavera, recogido el trigo y el forraje de los animales. Su ejército marchaba veloz y en dos semanas estaban próximos a los remos, la primera de las tribus consideradas más belgas que celtas. Llegaron unos emisarios y le aseguraron que nunca habían mostrado hostilidad hacía Roma y ofrecieron rehenes y grano:

Remi, qui proximi Galliae ex belgis sunt, ad eum legatos Iccium et Andocumborium, primos civitatis, miserunt, que dixerunt se suaque omnia in fidem atque in potestatem populi romani permittere (entregar) neque se cum belg
is reliquis consensisse neque contra populum romanum coniurasse.

Les interrogó acerca del número de guerreros a que se enfrentaría y le proporcionaron una lista de los contingentes de las tribus:
  • Belovacos: 60.000 hombres
  • Suesiones y nervios: 50.000 hombres.
  • Mórinos: 25.000 hombres
  • Atuátacos: 19.000 hombres
  • Atrebates: 15.000 hombres
  • Ambianos y Cáletes: 10.000 cada uno de ellos.
  • Otras tribus: 50.000 hombres
En conjunto, un ejército de 289.000 guerreros.

César no se preocupa de comentar si estas cifras eran creíbles o no, y simplemente las anota en sus Comentarios, aunque procuró que este ejército nunca se llegara a reunir; acordó con Diviciaco que los eduos atacaran a los belovacos; los remos tenían un estrecho vínculo con los suesiones, compartían las mismas costumbres y leyes, y, en ocasiones, eran gobernados por los mismos líderes, pero no se sabe si temían más a los ejércitos romanos o a la coalición belga, que avanzaba hacia Bibrax, una de las poblaciones más importantes de los remos. César había avanzado a través del Aisne, que discurría junto a las fronteras de la tribu y acampó en la orilla más lejana; dejó un destacamento al mando del legado Sabino al otro lado del río para construir un fuerte que protegiera el puente. Los remos pidieron ayuda a los romanos, lo que hizo que el ejército belga desistiera y se dirigiera hacía donde estaba el grueso de las tropas de César, acampando a algo más de tres kilómetros. Durante tres días estuvieron observándose mutuamente:

Postquam omnes copias Belgarum, in unum locum coactas ad se venire vidit, flumen Axonam (río Aisne), quod est in extremis remorum finis, exercitum traducere maturavit atque ibi castra posuit.

In eo flumine pons erat. Ibi praesidium ponit et in altera parte fluminis Q. Titurium Sabinum legatum cum sex cohortibus relinquit.


VOCABULARIO
:

Copiae-arum ( femenino plural 1º declinación) : tropas
Praesidium-ii ( neutro segunda declinación) : la guardia, la defensa)
Flumen-inis (Neutro 3ª ) : río
Legatus-i ( masculino 2ª) : lugarteniente, legado, embajador, ayudante de campo.
Socius-ii (masculino 2ª) : socio, aliado
Iter-itineris (neutro 3ª): marcha, camino, ruta
Cohors-cohortis (3ª masculino): cohorte: décima parte de la legión.

EXPRESIONES:

Exercitui praeesse: mandar el ejército.
Milites disciplina coercere: someter a disciplina a los soldados
Castra movere: levantar el campamento.
Iter facere: caminar.

Propuestas didácticas:

Vamos a repasar la tercera declinación y los infinitivos.




No hay comentarios: