Páginas vistas en total

viernes, 15 de enero de 2010

César: Guerra de Las Galias




CESAR. GUERRA DE LAS GALIAS


LIBRO VII

Pacificada la Galia, Cesar decide marchar a Italia, donde conoce la muerte de Publio Clodio (Tribuno de la Plebe del Partido Popular, del que forma parte Julio Cesar). Conocedor de que el Senado ha aprobado un decreto obligando a hacer un juramento militar a todos los jóvenes de Italia, decide hacer una leva en toda la provincia.

La noticia de todas estas perturbaciones llega a la Galia, lo que anima a los galos disidentes a conjurarse contra Roma, reuniéndose en lugares silvestres y remotos. Les anima la muerte de Acco (caudillo de los senones, - pueblo que habitaba al sur de Champagne y al N. de Borgoña-, muerto por orden de César). Buscan un líder.

Los carnutes (pueblo poderoso residente a orillas del Loira, cuya capital era Cenabum, hoy Orleáns) se ofrecen a ponerse al frente de los galos.

Los carnutes, dirigidos por sus jefes, Cotuato y Conconetoduno, se dirigen a Cenabo y matan a los comerciantes romanos que se habían establecido allí, entre ellos a C.Fufio Cita, noble caballero romano, que presidía el aprovisionamiento de trigo. Roban todos sus bienes.

La noticia se extiende a voces por campos y regiones de la Galia, llegando al territorio de los arvernos. Allí, Vercingetorix, hijo de Celtilo, jefe asesinado por los suyos, enardece a sus clientes que se levantan en armas. Su tío Gobanición se opone y es expulsado de Gergovia. Sin embargo no desiste y hace una leva de miserables en los campos, a los que se van uniendo otros arvernos; reunidas grandes tropas expulsa de su país a los que le habían echado anteriormente. Es proclamado rey por los suyos.

Envía embajadas en todas direcciones y se atrae a los:
- senones,
- parisios (pueblo de los alrededores de Paría ),
- pictones (pueblo que habitaba en el Poitou, cuya capital era Lemonum, hoy Poitiers),
- cadurcos (( pueblo que habitaba en Quercy)
- turones ( su capital era Caesarodunum, hoy Tours)
- aulercos ( clientes de los heduos, de difícil localización)
- lemovices ( pueblo de la Bretaña francesa, establecido al sur de Nantes )
- andes( pueblo que residía en el actual Anjou ,- Norte del Loira-:su capital era Juliomagnus, hoy Angers)
-todos los demás que tocan el océano


Se confía el mando militar a Vercingetorix; exige rehenes y soldados a todos estos pueblos; según César se comporta con gran severidad, condenando a la muerte en la hoguera por delitos mayores y sacándoles los ojos o cortándoles las orejas por causas más leves y después los envía a casa para que sirvan de ejemplo a los demás.
Envía al cadurco Lucterio con gran parte de las tropas hacia el país de los rutenos; él se dirige hacia la tierra de los bituriges: los bitúriges piden socorro a los heduos, de los que eran vasallos. Éstos, por consejo de César envían tropas de caballería y de infantería en su socorro, que no se atreven a cruzar el rió Loira y vuelven a casa. Ante la marcha de éstos los bitúriges se pasan al bando de los arvernos. Lucterio también gana a los rutenos para los arvernos; se suman también los nicióbroges y los gábalos. Todos ellos intentan entrar en Narbona (provincia romana).

César decide marchar a Narbona, a lugares limítrofes de los enemigos y manda que se reúnan en tierras de los helvios parte de las tropas procedentes de la provincia y el suplemento que había traido de Italia... Cruzando el monte Cevena llega a los territorios de los arvernos, a los que oprime y saquea sus tierras.

Vercingetorix retira su ejército de los bitúriges y se dirige a Gorgobina, plaza fuerte de los boyos, aliados de César y decide atacarlos. César acude en su ayuda: marcha a Cenabo, ciudad de los carnutes, la saquea, la incendia y pasa al territorio de los bitúriges. Decide asaltar Novioduno, plaza fuerte de los bitúriges; cuando están a punto de entregarse llega Vercingetorix y se encierran en la ciudad.; ante el ataque de César los bitúriges se entregan.

César marcha a AVARICO . Vercingetorix, recibidos tantos descalabros en Velaunoduno. Cenabo y Novioduno, convoca a los suyos a una asamblea y deciden entorpecer el aprovisionamiento de trigo de los romanos, destruyendo los caseríos e incendiando las aldeas que se encuentren en el camino de los ejércitos de César. En un solo día se incendian más de 20 ciudades de los bitúriges y se hace lo mismo con los restantes pueblos.. No obstante los bitúriges piden que no se destruya Avarico, la ciudad casi más hermosa de toda la Galia. Alegan que ellos la defenderán fácilmente porque por la naturaleza del lugar está rodeada casi por todas parte por un río y una laguna y sólo tiene un acceso muy estrecho..

César, puesto su campamento ante este acceso estrecho, comenzó a levantar un terraplén, a aproximar los manteletes, a construir dos torres, pues la naturaleza del lugar impedía circunvalarla.. Los galos, que habían aprendido las tácticas romanas, también había hecho torres, recubiertas de cuero, dentro de la ciudad; no obstante no pudieron aguantar el acecho y tomaron la decisión, por orden de Vercingetorix de huir de la ciudad, pero las mujeres se lo impidieron.. Al día siguiente los romanos entraron en la ciudad y ciegos de odio por la matanza de Cenabo mataron a todos , incluidas mujeres y niños… De 40.000 personas apenas sobrevivieron 800.

Vercingetorix convocó a los suyos y les dijo que no se desanimaran, que habían perdido por la pericia de los romanos en los asedios. Convenció a los suyo con el argumento de que atraería a más pueblos galos y decidió fortificar su campamento.

César hizo acopio de trigo en Avarico y restauró al ejército de la fatiga y las privaciones. Acabado ya casi el invierno y empezaran ya las campañas de guerra, intenta sacar al enemigo de las lagunas y selvas y oprimirlo con el asedio. Pero en ese momento los heduos le piden ayuda pues dos jefes se enfrentan por desempeñar la regia potestad al mismo tiempo, Convictolitán y Coto, y como consecuencia el pueblo está en armas y el senado y la plebe dividida. César decide intervenir para evitar para evitar que la guerra se extienda entre sus aliados y obligó a Coto a deponer el mando, pues había sido elegido por su hermano, que había ostentando el poder el año anterior, lo que estaba prohibido por sus leyes.

Decidido esto dividió el ejército en dos partes: dio a Labieno cuatro legiones para ser llevadas a los senones y los parisios y el condujo seis legiones a GERGOVIA, ciudad de los arvernos, siguiendo el río Allier. También dividió la caballería.

Vercingetorix cortó todos los puentes de este río y comenzó a hacer la marcha por la otra parte del mismo, caminando paralelamente ambos ejércitos, uno a la vista de otro. César, temiendo que se consumiera la mayor parte del verano, ya que el río no puede cruzarse por un vado hasta el otoño, ordenó que la mayor parte de las tropas prosiguiera, con todos los bagajes, y el permaneció en un lugar oculto con dos legiones; cuando pasaron los ejércitos rehizo un puente, pasó las legiones y ordenó que regresara el resto; Vercingetorix se vio obligado a avanzar a marchas forzadas para no entrar en combate contra su voluntad.

César llego a Gergovia a la quinta jornada, pero ante la situación de la ciudad, en un monte altísimo, decidió no asediarla hasta no resolver la cuestión triguera. Vercingetorix había ocupado todos los cerros de la cordillera; se lucha en combates casi cotidianos.

Entretanto Convictolitán, es sobornado por los arvernos y pone a Litavico al frente de 10.000 hombres que debe mandar a César; informan a César de la traición y aborta el complot. Después se dirige a Gergovia; de camino, el legado Q.Fabio le informa de que ha sido atacado el campamento romano y había muchos heridos


César: Guerra de las Galias


LIBRO VII

Pacificada la Galia, Cesar decide marchar a Italia, donde conoce la muerte de Publio Clodio (Tribuno de la Plebe del Partido Popular, del que forma parte Julio Cesar). Conocedor de que el Senado ha aprobado un decreto obligando a hacer un juramento militar a todos los jóvenes de Italia, decide hacer una leva en toda la provincia.

La noticia de todas estas perturbaciones llega a la Galia, lo que anima a los galos disidentes a conjurarse contra Roma, reuniéndose en lugares silvestres y remotos. Les anima la muerte de Acco (caudillo de los senones, - pueblo que habitaba al sur de Champagne y al N. de Borgoña-, muerto por orden de César). Buscan un líder.

Los carnutes (pueblo poderoso residente a orillas del Loira, cuya capital era Cenabum, hoy Orleáns) se ofrecen a ponerse al frente de los galos.

Los carnutes, dirigidos por sus jefes, Cotuato y Conconetoduno, se dirigen a Cenabo y matan a los comerciantes romanos que se habían establecido allí, entre ellos a C.Fufio Cita, noble caballero romano, que presidía el aprovisionamiento de trigo. Roban todos sus bienes.

La noticia se extiende a voces por campos y regiones de la Galia, llegando al territorio de los arvernos. Allí, Vercingetorix, hijo de Celtilo, jefe asesinado por los suyos, enardece a sus clientes que se levantan en armas. Su tío Gobanición se opone y es expulsado de Gergovia. Sin embargo no desiste y hace una leva de miserables en los campos, a los que se van uniendo otros arvernos; reunidas grandes tropas expulsa de su país a los que le habían echado anteriormente. Es proclamado rey por los suyos.

Envía embajadas en todas direcciones y se atrae a los:
ü senones,
ü parisios (pueblo de los alrededores de Paría ),
ü pictones (pueblo que habitaba en el Poitou, cuya capital era Lemonum, hoy Poitiers),
ü cadurcos (( pueblo que habitaba en Quercy)
ü turones ( su capital era Caesarodunum, hoy Tours)
ü aulercos ( clientes de los heduos, de difícil localización)
ü lemovices ( pueblo de la Bretaña francesa, establecido al sur de Nantes )
ü andes( pueblo que residía en el actual Anjou ,- Norte del Loira-:su capital era Juliomagnus, hoy Angers)
ü todos los demás que tocan el océano


Se confía el mando militar a Vercingetorix; exige rehenes y soldados a todos estos pueblos; según César se comporta con gran severidad, condenando a la muerte en la hoguera por delitos mayores y sacándoles los ojos o cortándoles las orejas por causas más leves y después los envía a casa para que sirvan de ejemplo a los demás.
Envía al cadurco Lucterio con gran parte de las tropas hacia el país de los rutenos; él se dirige hacia la tierra de los bituriges: los bitúriges piden socorro a los heduos, de los que eran vasallos. Éstos, por consejo de César envían tropas de caballería y de infantería en su socorro, que no se atreven a cruzar el rió Loira y vuelven a casa. Ante la marcha de éstos los bitúriges se pasan al bando de los arvernos. Lucterio también gana a los rutenos para los arvernos; se suman también los nicióbroges y los gábalos. Todos ellos intentan entrar en Narbona (provincia romana).

César decide marchar a Narbona, a lugares limítrofes de los enemigos y manda que se reúnan en tierras de los helvios parte de las tropas procedentes de la provincia y el suplemento que había traido de Italia... Cruzando el monte Cevena llega a los territorios de los arvernos, a los que oprime y saquea sus tierras.

Vercingetorix retira su ejército de los bitúriges y se dirige a Gorgobina, plaza fuerte de los boyos, aliados de César y decide atacarlos. César acude en su ayuda: marcha a Cenabo, ciudad de los carnutes, la saquea, la incendia y pasa al territorio de los bitúriges. Decide asaltar Novioduno, plaza fuerte de los bitúriges; cuando están a punto de entregarse llega Vercingetorix y se encierran en la ciudad.; ante el ataque de César los bitúriges se entregan.

César marcha a AVARICO . Vercingetorix, recibidos tantos descalabros en Velaunoduno. Cenabo y Novioduno, convoca a los suyos a una asamblea y deciden entorpecer el aprovisionamiento de trigo de los romanos, destruyendo los caseríos e incendiando las aldeas que se encuentren en el camino de los ejércitos de César. En un solo día se incendian más de 20 ciudades de los bitúriges y se hace lo mismo con los restantes pueblos.. No obstante los bitúriges piden que no se destruya Avarico, la ciudad casi más hermosa de toda la Galia. Alegan que ellos la defenderán fácilmente porque por la naturaleza del lugar está rodeada casi por todas parte por un río y una laguna y sólo tiene un acceso muy estrecho..

César, puesto su campamento ante este acceso estrecho, comenzó a levantar un terraplén, a aproximar los manteletes, a construir dos torres, pues la naturaleza del lugar impedía circunvalarla.. Los galos, que habían aprendido las tácticas romanas, también había hecho torres, recubiertas de cuero, dentro de la ciudad; no obstante no pudieron aguantar el acecho y tomaron la decisión, por orden de Vercingetorix de huir de la ciudad, pero las mujeres se lo impidieron.. Al día siguiente los romanos entraron en la ciudad y ciegos de odio por la matanza de Cenabo mataron a todos , incluidas mujeres y niños… De 40.000 personas apenas sobrevivieron 800.

Vercingetorix convocó a los suyos y les dijo que no se desanimaran, que habían perdido por la pericia de los romanos en los asedios. Convenció a los suyo con el argumento de que atraería a más pueblos galos y decidió fortificar su campamento.

César hizo acopio de trigo en Avarico y restauró al ejército de la fatiga y las privaciones. Acabado ya casi el invierno y empezaran ya las campañas de guerra, intenta sacar al enemigo de las lagunas y selvas y oprimirlo con el asedio. Pero en ese momento los heduos le piden ayuda pues dos jefes se enfrentan por desempeñar la regia potestad al mismo tiempo, Convictolitán y Coto, y como consecuencia el pueblo está en armas y el senado y la plebe dividida. César decide intervenir para evitar para evitar que la guerra se extienda entre sus aliados y obligó a Coto a deponer el mando, pues había sido elegido por su hermano, que había ostentando el poder el año anterior, lo que estaba prohibido por sus leyes.

Decidido esto dividió el ejército en dos partes: dio a Labieno cuatro legiones para ser llevadas a los senones y los parisios y el condujo seis legiones a GERGOVIA, ciudad de los arvernos, siguiendo el río Allier. También dividió la caballería.

Vercingetorix cortó todos los puentes de este río y comenzó a hacer la marcha por la otra parte del mismo, caminando paralelamente ambos ejércitos, uno a la vista de otro. César, temiendo que se consumiera la mayor parte del verano, ya que el río no puede cruzarse por un vado hasta el otoño, ordenó que la mayor parte de las tropas prosiguiera, con todos los bagajes, y el permaneció en un lugar oculto con dos legiones; cuando pasaron los ejércitos rehizo un puente, pasó las legiones y ordenó que regresara el resto; Vercingetorix se vio obligado a avanzar a marchas forzadas para no entrar en combate contra su voluntad.

César llego a Gergovia a la quinta jornada, pero ante la situación de la ciudad, en un monte altísimo, decidió no asediarla hasta no resolver la cuestión triguera. Vercingetorix había ocupado todos los cerros de la cordillera; se lucha en combates casi cotidianos.

Entretanto Convictolitán, es sobornado por los arvernos y pone a Litavico al frente de 10.000 hombres que debe mandar a César; informan a César de la traición y aborta el complot. Después se dirige a Gergovia; de camino, el legado Q.Fabio le informa de que ha sido atacado el campamento romano y había muchos heridos

De bello gallico

Libros IV, V y VI

En el año 56 a.C. el ritmo de operaciones en la Galia se había reducido. Durante los meses de invierno César decidió que su próximo objetivo sería Britannia, debido a que aquella isla había enviado ayuda militar a los galos que lucharon contra él. No hay duda de que había estrechos vínculos comerciales entre las tribus costeras del norte de la Galia y los pueblos del otro lado del Canal, aunque lo más probable es que este hecho era sólo un pretexto y Britannia había atraído la atención de César por otras razones, especialmente la existencia de ricos recursos naturales, como las perlas, y el afán de gloria, ya que estaba situada al otro lado del mar, al borde del océano que se creía que rodeaba las tierras habitadas del planeta. Ni los griegos ni los romanos sabían mucho de Britannia y comenzaron a circular historias fabulosas de criaturas insólitas y extrañas que habitaban estas tierras.

Pero, aún estaba César en la Galia Cisalpina, cuando recibió noticias de una nueva migración: los usípetes y los tencteros, dos tribus germanas, que huían de los suevos. César presenta a los suevos como los más feroces de los germanos, ya que ningún otro pueblo se atrevía a habitar en un radio de cerca de mil kilómetros de los suevos.

Adrian Goldsworthy.
César. La biografía definitiva
Edit.Esfera 2007

A continuación César realiza una descripción de los suevos.

Algunas aclaraciones: el Consulado es la máxima magistratura de Roma. Esta magistratura es corporativa, es decir hay dos cónsules y no uno. Una de las formas de datar los años es con el nombre de los cónsules correspondientes, en este caso Craso y Pompeyo. El profesor explicará la estructura sintáctica correspondiente.
El alumno deberá apoyarse en los mapas.

Ea quae secuta est hieme,qui fuit annus Cn.Pompeio Marco Crasso consulibus, Usipetes Germani et item Tenctheri magna cum multitudine hominum flumen Rhenum transierunt, non longe a mari quo Rhenus influit.
Caesar. De Bello Gallico, Liber IV I-1


Cuestiones:

Declina annus-i, en singular y plural. Di a qué categoría de palabras pertenece, grupo y declinación. Género.
Declina y analiza magna ( categoría de palabras, grupo, declinación)
Analiza y declina Germani.
Analiza transierunt. ¿Sabes ante qué clase de verbos estamos?


Causa transeundi (gerundio en genitivo: de pasar) fuit quod, ab suebis complures annos exagitati ( participio pasado: molestados), bello premebantur et agricultura prohibebantur

Caesar. De Bello Gallico . liber IV-I-2

1. Declina y analiza Causa y bellum
2. Declina y analiza suebis
3. Analiza premebantur y prohibebantur (Conjugación, tiempo, persona, número, voz, modo)


Sueborum gens est longe maxima et bellicosissima Germanorum omnium.

Caesar. De bello Gallico.Liber IV-I-3

Hi centum pagos habere dicuntur, ex quibus quotannis singula milia armatorum ex finibus educunt. Reliqui, qui domi manserunt, se atque illos alunt.

Caesar. De bello Gallito.Liber IV-I-4

1. Analiza y declina bellicosissima
2. Declina Hi, quibus y qui ( categoría de palabra, declinación y caso)

Hi rursus in vicem anno post in armis sunt, illi domi remanent (5) Sic nec agricultura nec ratio atque usus bellis intermittitur (6)

1. Analiza y conjuga sunt, remanent e intermittitur ( persona número, tiempo, modo y voz )


Sed privati ac separati agri apud eos nihil est, neque longius anno remanere uno in loco colendi (gerundio; de cultivar) causa licet. Neque multum frumento, sed maximam partem lacte atque pecore vivunt multumque sunt in venationibus; …

Caesar. De bello Gallico.Liber IV-I- 7 y 8
1. Analiza y declina privati , separati y maximam
2. Analiza y declina agri
3. Declina frumento, lacte y pecore.
4. Analiza vivunt ( conjugación, persona. Número, tiempo, modo y voz )

…quae res et cibi genere et cotidiana exercitatione et libertate vitae, quod, a pueris, nullo officio aut disciplina adsuefacti (participio pasado: acostumbrados), nihil omnino contra voluntatem faciunt, et vires alit et immani corporum magnitudine homines efficit.

Caesar. De bello Gallico.Liber IV-I-9

Atque in eam se consuetudinem adduxerunt, ut locis frigidissimis neque vestitus praetor pelles haberent quicquam, quarum ptopter exiguitatem magna est corporis pars aperta, et lavarentur in fluminibus.

Caesar. De bello Gallico.Liber IV-I-10


1. Analiza y declina res exercitatione, libertate .
2. Analiza y declina vital, vires y pars.




Desde el principio el procónsul había hecho hincapié en su disposición a proteger a a los pueblos aliados de cualquier enemigo: casi todas las tribus de la Galia se habían sometido; los menapios eran una de las escasas excepciones, mientras que los eburones y los condrusos lo habían hecho en el año 57 a. C.

César distinguía entre los galos y los germanos y continuamente presentaba a éstos últimos como una amenaza potencial para Roma, pero, aunque exageraba, no se inventó por completo las diferencias entre los pueblos o el peligro que constituían para los intereses romanos.

Cuando César alcanzó a su ejército en la Galia, recibió más información sobre los emigrantes, procedente de los legados que habían quedado al mando de los campamentos de invierno, aunque no habían iniciado ninguna campaña contra ellos por no tener poder para tomar iniciativas.

También recibía informaciones de tribus aliadas, pues tenía como costumbre pernoctar en las casa de nobles galos. Sus fuentes presentaban un panorama preocupante: algunos jefes y tribus galas se habían aproximado ya a los emigrantes germanos buscando una alianza y haciendo ofertas de tierras a cambio de su ayuda militar.

César convocó a los emigrantes germanos, buscando una alianza, a un consejo, durante el cual solicitó que le suministraran los habituales contingentes de caballería y provisiones de grano, pero decidió que no era útil revelar que sabía que algunos jefes habían estado tratando con los germanos. El ejército romano se concentró y marchó hacia el norte.

Cuando la columna estaba a pocos días de marcha de las dos tribus germanas (Usipetes y Tencteros), llegó una delegación enviada por ellos. Los enviados contaron como los suevos les habían expulsado de sus hogares y le pidieron a César que les diera unas tierras o, al menos, que pudieran conservar lo que lograran obtener por la fuerza. César se ofreció a ubicarlos entre los ubios, otra tribu germana que se hallaba en la orilla este del Rhin.

Los emisarios de las dos tribus accedieron a trasladar esta oferta a su pueblo y regresar ante César tres días más tarde con una decisión. Entretanto le pidieron que detuviera su avance. César se negó porque, sabiendo que el grueso de la caballería germana había salido en una expedición de saqueo, sospechaba que la petición era sólo un ardid para ganar tiempo. Los romanos siguieron adelante hasta situarse a 19 kilómetros del principal campamento tribal; se encontró con la delegación que iba de regreso y que le rogó de nuevo que se detuviera, pero las legiones continuaron avanzando, aunque César ordenó a sus jinetes que no entraran en combate en caso de toparse con algún germano.

Usipetes et Tencteros…agris expulsi…ad Rhenum pervenerunt. Quas ( adjetivo relativo a explicar por el profesor ) regiones Menapii incolebant et ad utramque ripam fluminis agros, aedificia vicosque habebant: sed, tantae multitudinis adventu perterriti, ex iis aedificiis quae trans fluemn habuerant demigraverunt et, cis Rhenum dispositis praesidiis, Germanos transire prohibebant.

Illi… rursus reverterunt atque…inscios inopinantesque Menapios oppresserunt.


Cuestiones:
1.- Analiza y declina quos
2.-Señala las conjunciones copulativas del texto.




His de rebus Caesar certior factus…ad exercitum proficiscitur. Germani latius vagabantur et in fines Eburorum et Condrusorum, qui sunt Treverorum clientes, pervenerant. Principibus Galliae evocatis ea queae cognoverat dissimulanda sibi existimavit, eorumque animis permulsis et confirmatis equitatuque imperato, bellum cum Germanis gerere constituit.
Caesar.De bello Gallico.
Liber IV. VI-5

Re frumentaria comparata equitibusque delectis, iter in ea loca facere coepit, quibus (adjetivo relativo, que deberá explicar el profesor) in locis esse Germanos audiebat.

Caesar. De bello Gallico
Liber IV.VII-1

Cuestiones:

1.- Declina y analiza quibus.

A quibus cum paucorum dierum iter abesset, legati ab his venerunt…
Liber IV-VIII

…Legati…ne propius se castra moveret petierunt. Ne id quidem Caesar ab se impetrari posse dixit. Cognoverat enim magnam partem equitatus ab his aliquot diebus ante praedandi frumentandique causa ad Ambivaritos trans Mosam missam; hos expectari equites atque eius rei causa moram interponi arbitrabatur

Liber IV-IX

Caesar cum ab hoste non amplius passuum XII milibus abesset, ut erat constitutum, ad eum legati reverterunt; qui, in itinere congressi, mango opere, ne longius progrederetur orabant.

Liber IV-XI

Los germanos querían permiso para enviar embajadores a los ubios con el fin de negociar la posibilidad de asentarse en sus tierras. Volvieron a solicitar tres días para llevarlo a cabo. César seguía mostrándose escéptico, pero hizo una modesta concesión, diciendo que sólo avanzaría seis kilómetros durante el día.

Los germanos contaban con unos ochocientos jinetes que guardaban su campamento; César tenía cinco mil, aunque si los jinetes estaban ejecutando sus deberes como patrulla y protección, no estarían todos concentrados en un solo lugar. Aún así, es probable que las fuerzas auxiliares galas tuvieran una ventaja numérica significativa y montaban caballos más grandes que los de sus oponentes. En el relato de César los germanos cargaron primero, haciendo retroceder a la caballería gala, a los que persiguieron a continuación. Entonces muchos de los germanos desmontaron para luchar a pie con el apoyo de escogidos hombres de infantería. Fueron asesinados sesenta y cuatro aliados galos de César.

Germani iumentis importatis non utuntur, sed quae sunt apud eos nata, parva atque deformia,,,Equestribus proeliis saepe ex equis desiliunt ac pedibus proeliantur, equosque eodem remanere vestigio adsuefecerunt; ad quos se celeriter, cum usus est, recipiunt; neque eorum moribus quicquam turpius aut inertius habetur quam ephippiis uti…
Liber IV-III
Según César, la escaramuza demostraba que las tribus germanas actuaban a traición, prolongando las negociaciones de paz hasta ser suficientemente fuertes para atacarle. Preocupado además de que, si los rumores de la refriega se exageraban y la convertían en una gran derrota, las tribus galas se desalentaran e inquietaran, convocó a sus legados y a su cuestor y les dio instrucciones de disponer lo necesario para lanzar un ataque total al día siguiente.

Al día siguiente llegó una nueva embajada que quería disculparse y seguir negociando. César detuvo a los enviados y las legiones partieron, formando la triple acies, y avanzaron los trece kilómetros que los separaban del campamento germánico, Cayeron sobre los usípetes y tencteros cuando estaban desprevenidos y sin jefes, de manera que lo que sucedió a continuación fue más una masacre que una batalla

Cum quorum timor fremitu et concursu significaretur, milites nostri, pristini diei perfidia incitati, in castra inruperunt. Quo loco qui celeriter arma capere potuerunt paulisper nostris restiterunt atque inter carros impedimentaque proelium commiserunt; at reliqua multitudo puerorum mulierumque ( nam cum omnibus suis domo excesserant Rhenumque transierant ) passim fugere coepit: ad quos consectandos Caesar equitatum misit.

Liber IV-XIV

Germani, post tergum clamore audito, cum suos interfici viderent, armis abiectis signisque militaribus relictis, se ex castris eiecerunt et, cum ad confluentem Mosae et Rheni pervenissent, reliquia fuga desperata, magno numero interfecto, reliqui se in flumen praecipitaverunt atque ibi timore, lassitudine, vi fluminis oppressi, perierunt.

Liber IV-XV

El ejército romano no sufrió ninguna baja mortal y sólo hubo unos pocos heridos en la desigual batalla. César no proporciona ninguna cifra de las pérdidas germánicas pero es probable que fueran considerables, con muchos muertos y muchos hombres capturados para ser vendidos como esclavos. Aún más germanos escaparon, pero a costa de perder sus posesiones que quedaban en sus carros abandonados. Si, como parece probable, las dos tribus no estaban concentradas en un único campamento, sino en una serie de grupos desperdigados por una zona bastante amplia, entonces es posible que los demás pudieran huir con facilidad. El único grupo organizado de fugitivos era la caballería de saqueo que había vuelto a atravesar el Rin y se refugió entre los sicambros. Tras la destrucción y dispersión de sus pueblos, los líderes tribales fueron liberados, pero eligieron permanecer en el campamento romano antes que enfrentarse a la represalia de los galos cuyas tierras habían saqueado.

Catón encabezó un ataque contra César acusándole de violar la tregua capturando a los embajadores y atacándolos por sorpresa, ya que los romanos daban mucha importancia a su “buena fe” (FIDES).Llegó a proponer que César fuera entregado a los que habían recibido aquella injusticia, para no atraer sobre su cabeza la venganza divina ni exponer a ella a la República.

Entretanto César había decidido atravesar el Rin con su ejército en una exhibición de fuerza que pretendía disuadir a cualquier otra tribu germana de invadir las Galias. Los ubios ya le habían entregado algunos rehenes y habían pedido su protección frente a los suevos, lo que justificaba todavía más la expedición. La tribu le ofreció sus naves para trasladar el ejército al otro lado del río; César prefirió construir un puente, cuya localización sigue siendo un misterio para nosotros (Liber IV-XVII), y que terminó en diez días.

Una vez al otro lado del río, las legiones no hallaron a nadie contra quien luchar. Los sicambros ya habían huido con sus posesiones hacia lo profundo del bosque, instados por los jinetes de las tribus emigrantes que habían buscado refugio entre ellos. De modo similar, los suevos evacuaron sus asentamientos y enviaron sus familias y rebaños hacia los bosques. Sus guerreros recibieron instrucciones de congregarse en un lugar bien conocido en el centro de sus tierras, donde su ejército se enfrentaría a los romanos. César tampoco pretendía adentrarse demasiado en su territorio o provocar un combate; durante dieciocho días saqueó tierras, quemó granjas y aldeas y recogió o destruyó sus cosechas. A continuación se retiró a la orilla occidental del Rin, tras lo cual destruyó el puente.

Caesar, paucos dies in forum finibus moratus, omnibus vicis aedificiisque incensis rumentisque succisis, se in fines Ubiorum recepit.

Ubi quod Caesar comperit, omnibus iis rebus confectis quarum (adjetivo relativo)rerum causa traducere exercitum constituerat…satis et ad laudem et ad utilitatem profectum (esse) arbitratus se in Galliam recepit pontemque rescidit.

Liber IV-XIX






El verano estaba bastante avanzado, pero César seguía decidido a lanzar un ataque sobre Britannia. Puede que fuera poco más que una razia precipitada y con la expectativa de volver en invierno a las Galias. La flota construida para luchar contra los vénetos, junto con los barcos que hubiera apresado en aquella campaña o que pudieran proporcionarles sus aliados, se había reunido en la costa correspondiente al territorio de los mórinos (actual Paso de Calais).

César marchó con las legiones desde el Rin a su encuentro y su llegada provocó que este pueblo en una acción prudente propusiera la paz, de momento.

Exigua parte aetatis reliqua, Caesar, etsi in his locis, quod Gallia ad septentriones vergit, maturae sunt hiemes, tamen in Britanniam proficisci contendit, quod omnibus fere Gallicis bellis hostibus nostris inde subministrada (esse) auxilia intellegebat; et, si tempus anni ad bellum gerendum deficeret, tamen magno usui sibi fore arbitrantur, si modo insulam adisset et genus hominum perspexisset, loca, portus, aditus cognovisset.

Liber IV-XX

Además de sus naves de guerra de remos, el procónsul contaba con algo menos de cien barcos de vela para utilizarlos para el transporte, un total no demasiado grande para dicha tarea. César decidió llevar consigo lo imprescindible en cuanto a impedimenta (equipaje transportado por las acémilas y carros: Sarcinae, equipaje individual llevado por cada soldado. Impeditus o sub sarcinis se decía del soldado cargado con su equipaje y muy pocas provisiones, expeditus del soldado sin bagajes y dispuesto para el combate) y muy pocas provisiones, porque en aquella época del año podía contar con abastecerse con las cosechas maduras de los campos. Dos legiones, la séptima y la décima ( uno ocho mil hombres) debían ser transportados en ochenta barcos y la caballería en otros 18. El grueso del ejército permaneció en la Galia y varias conlumnas de considerable tamaño fueron enviadas al mando de sus legados[1] a someter a los menapios y aquellos mórinos que no se habían rendido.

Durante las semanas que precedieron a su partida, César había tratado de recopilar datos sobre Britannia y sus habitantes a través de los comerciantes que habían visitado la isla, pero éstos apenas conocían la zona elegida por el general, pues el comercio con la isla parece haber estado en manos de los galos, con unos cuantos romanos, y muchos de ellos provenían de zonas reprimidas por los romanos que además temían ser desplazados por los nuevos competidores.

César envió un barco de guerra en un viaje de reconocimiento a través del canal, a cuyo frente puso a Cayo Voluseno, que regresó a los cinco días con informaciones muy limitadas.

La noticia sobre las intenciones de los romanos llegó hasta las tribus britanas y una serie de líderes enviaron representantes al campamento de César, situado en la costa gala. Los representantes se ofrecieron a aceptar aliarse con Roma y a la habitual petición de rehenes ( Obses-sidis, m. y f.) como garantía. El procónsul decidió enviar a su propio embajador de regreso con las delegaciones y eligió para esta tarea a Comio, un jefe galo a quien había erigido rey de los arrebates. Creía que éste tenía influencia y contactos entre las tribus britana, pro fue apresado en cuanto pisó la isla.

“Itaque, vocatis ad se undique mercatoribus, neque quanta esset insulae magnitudo, neque quae aut quantae nationes incolerent, neque quem usum belli haberent aut quibus institutis uterentur, neque qui essent ad maiorum navium multitudinem idonei portus reperire poterat.”
Liber IV.XX

Cuestiones:

1. Analiza y declina mercatoribus, magnitudo, nationes y belli.
2. Declina el pronombre relativo y compáralo con el interrogativo.
3. Repasa el verbo possum.


“ Ad haec cognoscenda ( explicación del profesor del gerundio y gerundivo) priusquam periculum faceret, idoneum esse arbitratus ( participio pasado verbo deponente) C. Volusenum, cum navi longa praemittit…Interim, coinsilio eius cognito et per mercatores perlato ad Britannos, a compluribus insulae civitatibus ad eum legati veniunt, qui polliceantur obsides dare atque imperio populi Romani obtemperare .”

Liber IV-XXI
Cuestiones:

1. Analiza y conjuga faceret, praemittit, polliceantur, dare y obtemperare.
2. Analiza Britannos.


“…eos domum remittit, et cum iis una Commium, quem ipse, Atrebatibus superatis, regem ibi constituerat, cuius et virtutem et consilium probabat et quem sibi fidelem esse arbitrabatur, cuiusque auctoritas in his regionibus magni habebatur, mittit.”

Cuestiones:

1. Analiza y declina superatis.
2. Analiza y declina cuius.

Liber IV-XXII


César no recibió ningún informe de esta misión, pero estaba impaciente por iniciar la marcha y zarpó en cuanto soplaron los vientos a su favor hacia lo desconocido. Hubo problemas desde el principio. La caballería todavía no había embarcado y para cuando lo hicieron el tiempo había cambiado y no pudieron seguir al resto de la flota. César subestimó sistemáticamente el poder y la impredictibilidad del mar, y en especial, del Canal de la Mancha.

Los elementos de cabecera de la flota alcanzaron Britannia a la mañana siguiente de su partida y probablemente llegaron al puerto natural de Dover. Pero, en este punto la playa estaba rodeada de acantilados, en cuya cima aguardaban hordas de guerreros. César esperó anclado hasta la tarde, cuando la mayoría de su desordenado convoy de naves ya se había congregado. Sus oficiales superiores fueron trasladados en barcas de remos hasta el buque insignia para celebrar una reunión en la que César les dio la consigna de actuar con la máxima rapidez a las señales y desplazarse once kilómetros a lo largo de la costa hasta alcanzar un ligar adecuado para desembarcar que había encontrado Voluseno. Los britannos seguían de cerca de la flota romana, pero sólo los jinetes y los carros lograron mantener el ritmo de los navíos y luchar para intentar impedir el desembarco.

No obstante los britannos conocían el terreno y las mareas y los romanos no. Los jinetes y los carros se abatieron sobre los legionarios cuando trataron de desembarcar, los barcos encallaron cuando estaban en aguas aún bastante profundas. Los legionarios tuvieron que avanzar vadeando cargados con sus voluminosos equipos, vulnerables ante los proyectiles que no podían esquivar o desviar con sus escudos, y llegaron a la playa en grupos de dos o solos y en malas condiciones para organizar la resistencia. César comenta que en esta ocasión sus tropas de veteranos no mostraron su habitual entusiasmo y agresividad

“ His constitutis rebus, nactus idoneam ad navigandum tempestatem, tertia fere vigilia solvit equitesque in ulteriorem portum pregredi et naves conscendere et se sequi iussit.”

“A quibus cum paulo tardius esset administratum, ipse hora diei quarta cum primis navibus Britanniam attigit atque ibi in omnibus collibus expositas copias armatas conspexit”

“Is…dum reliquae naves eo convenirent, ad horam nonam in ancoris exspectavit. Interim legatis tribunisque militum convocatis…quae fieri vellet ostendit monuitque, ut rei militaris ratio,…ut ad nutum ( a la menor señal) et ad tempus omnes res ab iis administrarentur.”

“ His dimissis, et ventum et aestum uno tempore nactus secundum, dato signo et sublatis ancoris, circiter milia passuum septem ab eo loco progressus, aperto ac plano litore naves constituit.

Liber IV-XXIII

Cuestiones:

1. Analiza y declina constitutis, expositas, convocatis, nactus, progressus.
2. Analiza progredi, sequi y conscendere.


“At barbari, consilio Romanorum cognito, praemisso equitatu et essedariis, quo plerumque genere in proeliis uti consuerunt, reliquis copiis subsecuti, nostros navibus egredi prohibebant.”

Erat ob has causas summa difficultas quod naves propter magnitudinem nisi in alto constitui non poterant, militem autem, ignotis locis, impeditis minibus, mango et gravi onere armorum oppressis, simul et de navibus desiliendum et in fluctibus consistendum et cum hostibus pugnandum erat.(desiliendum, consistendum y pugnandum erat: perifrástica pasiva de obligación, debían saltar, mantenerse y luchar).”

“ Quibus rebus nostri perterriti atque huius omnino generis pugnae imperiti, non eadem alacritate ac Studio quo in pedestribus proeliis uti consuerant utebantur.”

Liber IV-XXIV


César hizo una señal a sus barcos de guerra para ordenar a los capitanes que se dirigieran a la playa y corrieran en una formación tan apretada como pudieran para que, desde cubierta, las tripulaciones pudieran bombardear a los britanos con hondas, arcos y artillería lanzasaetas. Esa orden logró aliviar la presión sobre la infantería en su ataque.

“Quod ubi Caesar animadvertit, naves longas, quarum et especies erat barbaris inusitatior et motus ad usum expeditior, paulum removeri ab onerariis navibus et remis incitari et ad latus apertum hostium constitui, atque inde fundis, sagittis, tormentis hostes propelli ac submoveri iussit; quae res mango usui nostris fuit.”

“Atque, nostris militibus cunstantibus ,maxime propter altitudinem maris, qui decimae legionis aquilam ferebat, obtestatus deos, u tea res legión feliciter eveniret: Desilite, inquit, milites ,nisi vultis aquilam hostibus prodere: ego certemeum reipublicae atque imperatori officium praestitero”

“Hoc cum voce magna dixisset, se ex navi proiecit atque in hostes aquilam ferre coepit. Tum nostri, cohortati inter se ne tantum dedecus admitteretur, universi ex navi desiluerunt. Hos item ex proximis navibus cum conspexissent, subsecuti, hostibus adpropinquarunt.”

Liber IV-XXV

La lucha seguía siendo cruenta y la línea de los romanos estaba deshecha. César observaba desde la cubierta de su nave insignia. No obstante, aunque los britanos resistieron con ferocidad, la caballería y los carros no estaban diseñados para defender una posición y, al final, cedieron.

Cuando César llega a tierra no tenía aún caballería, por lo que no podía perseguir al enemigo vencido ni explorar y recabar información sobre el terreno circundante. Las legiones levantaron un campamento, seguramente en la zona respaldada de la playa, arrastraron los barcos de remos a tierra, mientras que los transportes quedaban anclados. El hecho de que hubieran logrado desembarcar fue suficiente para intimidar a las tribus más cercanas, cuyos jefes empezaron a entregar a César sin resistencia a los rehenes y grano; Comio fue liberado. Le acompañaban unos treinta de los que le habían retenido, todos ellos con monturas.

“ Hostes, proelio superati, simul atque se ex fuga receperunt, statim ad Caesarem legatos de pace miserunt: obsides dataros quaeque imperaste facturos sese polliciti sunt.Una cum his legatis Commius Atrebas venit, quem supra demonstraverant a Caesare In Britanniam preaemissum.

Liber IV-XXVII
Quedó confirmada así la paz. Sin embargo había algunas cuestiones que se escapaban al control de César. Cuatro días más tarde, los transportes de caballería volvieron a zarpar de la Galia y llegaron a estar dentro del campo de visión del campamento de César antes de que se desatara una tormenta que los arrastró lejos. El tiempo empeoró, como sucedía y sigue sucediendo en el canal al final del verano, pero los romanos no le dieron suficiente importancia y su flota sufrió daños terribles: doce barcos quedaron destrozados y la mayoría de los demás sufrieron daños en mayor o menor medida, cuando no contaban con grandes provisiones de alimentos y estaban aislados del continente. Los britannos se dieron cuenta de su vulnerabilidad y decidieron reanudar la guerra, por lo que decidieron cortarles el avituallamiento y rendirlos por hambre.

Mientras unos trabajaban en la reparación de las naves, otros salían a cosechar trigo de los campos que rodeaban el campamento. Cuando se agotaba una zona, los grupos tenían que trasladarse a otra más lejana. Los britannos prepararon una emboscada en los bosques que bordeaban los campos y los atacaron con carros y caballería.

El guerrero aristócrata luchaba mientras un auriga desarmado controlaba el tiro de los caballos de poca alzada. Los cambios sociales, junto con la creciente disponibilidad de numerosas monturas de más tamaño para las caballerías explica la desaparición de los carros en la Europa occidental. Pero los carros britannos eran veloces y ligeros. César ofrece una detallada descripción de tácticas de combate con carros, sabiendo que a los lectores les fascinaría esos exóticos vehículos, que recordaban tanto a los héroes homéricos.

Genus hoc est ex essedis pugnae. Primo per omnes partes perequitant et tela coniciunt atque ipso terrore equorum et strepitu rotarum ordines plerumque perturbant, et, cum se inter equitum turmas insinuaverunt, ex essediis desiliunt et pedibus proeliantur.
Caesar. De bello gallico .Liber IV-XXXIII (1)

Aurigae interim paulatim ex proelio excedunt atque ita currus conlocant ut, si illi a multitudine hostium premantur, expeditum ad suos receptum habeant.
Caesar. De bello gallico. Liber IV-XXXIII (2)

Ita mobilitatem equitum, stabilitatem peditum in proeliis praestant, ac tantum usu cotidiano et exercitatione efficiunt, uti in declivi ac praecipiti loco incitatos equos sustinere et breve moderati ac flectere et per temonem percurrere et se inde in currus citissime recipere consuerint.

Caesar. De bello gallico. Liber IV-XXXIII (3)

Los carros permitían que los guerreros aristocráticos tuvieran un aspecto espectacular en el campo de batalla, y su combinación con la caballería ligera, en especial con un enemigo que avanzaba a pie eran oponentes muy peligrosos. Algunos de los recolectores encargados de recolectar fueron asesinados, el resto fue rodeado y quedó expuesto a las jabalinas lanzadas por el enemigo. Los puestos de avanzada informaron que habían visto una enorme nube de polvo en la dirección que habían tomado los recolectores de alimentos, mucho más grande que la que levantan los pies de los legionarios. César adivinó lo que había pasado y dirigió sus tropas avanzadas a rescatar a sus hombres, cuya llegada fue suficiente para frenar a los britannos.

…legione ex consuetudine una frumentum missa, quae apellabantur septima, neque ulla ad id tempos belli suspicione interposita, cum pars hominum in agris remaneret, pars etiam in castra ventitaret, ii qui pro portis castrorum in statione erant Caesari nuntiaverunt pulverem maiorem quam consuetudo ferret in ea parte videri quam in partem legio iter fecisset.

Caesar. De bello gallico. Liber IV XXXII (1)

Los britannos envalentonados reunieron fuerzas para un ataque total contra el campamento romano. César situó a sus legiones, junto con la minúscula tropa de caballería de Comio en la llanura frente a las murallas para salirles al encuentro. Los legionarios eran muy efectivos en la lucha masiva y pronto pusieron en fuga a los britannos; los romanos tuvieron que contentarse con incendiar las granjas y los pueblos vecinos.

Los britannos pidieron la paz y César les reclamó el doble de rehenes y añadió que debían ellos mismos a la Galia, puesto que él no quería demorar más su regreso.

En muchos aspectos la primera expedición a Britannia había sido de hecho un fracaso y por poco se convierte en un desastre. No obstante en el año 54 a.C. César poseía algo más de información y en términos de propaganda la expedición había sido un éxito fabuloso. El Senado aprobó otorgarle veinte días de agradecimiento público.

Ipse, idoneam tempestatem nactus, paulo post mediam noctem naves solvit; quae omnes incolumes ad continentem pervenerunt…

Cuando llegó al territorio de los morinos, a los que había dejado aplacados,éstos rodearon a unos 300 soldados romanos que habían desembarcado primero y les ordenaron deponer las armas; como éstos formando el círculo se resistieron, al oir el ruido seis millares de hombres y la caballería acudieron y pusieron en fuga al enemigo.

Cum illi, orbe facto, sese defenderent, celeriter ad clamorem hominum circiter milia sex convenerunt.

De bello gallico.Liber IV-XXXVII (2)



Caesar postero die T.Labienum legatum cum iis legionibus, quas ex Britannia redujera, in Morinos, qui rebellionem fecerant, missit.

…Q.Titurius et L. Cotta legati, qui in Menapiorum fines legiones duxerant, omnibus eorum agris vastatis, frumentis succisis, aedificiis incensis, quod Menapii se omnes in densísimas silvas abdiderant, se ad Caesarem receperunt.

Caesar in Belgis omnium legionum hiberna constituit. Eo duae omnino civitates ex Britannia obsides miserunt, reliquae neglexerunt.

His rebus gestis, ex litteris Caesaris dierum viginti supplicatio a senatu decreta est.

De bello gallico.Liber IV-XXXVIII







LIBRO V


l. Domitio Ap. Claudio consulibus, discedens ab hibernis Caesar in Italiam, ut quotannis facere consuerat, legatis imperat quos legionibus praefecerat uti quam plurimas possent hieme naves aedificandas veteresque reficiendas curarent.

De bello Gallico.Liber V-I (1)


La segunda expedición estuvo preparada de forma más concienzuda. Antes de que acabara el invierno, César puso a los artesanos de las legiones a fabricar naves nuevas, según un diseño de nave de transporte ancha, de banda baja.con velas y remos a la vez. Se fabricaron 600 de estos bajeles, utilizando cabos, aparejos y otro equipamiento de Hispania; se armaron 28 galeras.

Como ya le ocurrió en la primera ocasión, cuando iba a partir le informaron de razias en Iliria, lo que le obligó a desviarse y obligar a firmar la paz a las tribus rebeldes. Dio instrucciones de que la totalidad de la flota se dirigiera al Puerto Itius (actual Boulogne) para zarpar hacia Britannia. Antes de partir tuvo que resolver un conflicto entre los tréveros. El propio César marcha a los territorios de los tréveros con cuatro legiones expeditas y ochocientos jinetes, ya que éstos no venían a las asambleas ni obedecían al mando romano, y al mismo tiempo, soliviantaban a los pueblos transrenanos.

En este pueblo contendían dos jefes: Induciomaro y Cingetorix. Cingetorix juro a César que respetaría el pato de lealtad con los romanos, pero Induciomaro decide reclutar caballería e infantería,t. No obstante cuando ve el ejército de César se repliega.tras esconder a los que no podía llevar armas en las Ardenas; éste le ordena venir con 200 rehenes. Apoya a Cingetoris.

Aún tendrá más problemas. Para César era fundamental que la Galia quedara pacificada. Dumnorix, hermano de Diviciaco, al que César ya le había perdonado la vida en otras ocasiones, comenzó a conspirar para que otros jefes galos no fueran a Britannia, afirmando que César quería llevarse a los galos insumisos a Britannia para deshacerse de ellos fuera de la Galia; cuando el tiempo mejoró y era posible la salida de los barcos huyó con sus guerreros. César ordenó a sus hombre que fueran a por él y lo trajeran con vida, pero se defendió y murió luchando. César parte definitivamente a Britannia.

…Dumnorix cum equitibus Haeduorum a castris, insciente Caesare, domum discedere coepit. Qua re nuntiata, Caesar, intermissa profectione atque ómnibus rebuspostpositis, magnam partem equitatus ad eum insequendum mittit retrahique imperat; si vim faciat neque pareat, interfici iubet, nihi hunc, se absente, pro sano facturum arbitratus, qui praesentis imperio neglexisset.
De bello gallico.Liber V-VII(5-7)

Ille autem, revocatus, resistere ac se manu defendere suorumque fidem implorare coepit, saepe clamitans liberum se liberaeque esse civitatis. Illi, ut erat imperatum, circumsistunt hominem atque interficiunt; at equites Haedui ad Caesarem omnes revertuntur.

De bello gallico.Liber V-VII (8-9)

La segunda fuerza invasora era mucho más numerosa. César llevo cinco legiones- incluyendo la séptima y la décima, y la mitad de las caballerías auxiliares y aliadas. Las otras tres legiones, junto con los dos mil jinetes restantes quedaron a las órdenes de Labieno, con la misión de mantener la seguridad de los puertos y asegurarse de que, en caso necesario, salieran convoyes de grano para el ejército destacado en Britannia, así como vigilar a las tribus. Una vez más César y sus oficiales subestimaron el canal: el viento cesó y las mareas les desviaron de la ruta. El diseño de los barcos, pese a ser apropiado para acoger hombres, caballos y equipo y depositarlos en la playa, no era el ideal para hacer frente a un clima adverso.

No obstante la provisión de remos resultó una gran ventaja, pues remando consiguieron arribar a la playa. Los britannos se habían reunido para esperarlos, pero al ver que cientos de naves se dirigían hacia ellos se retiraron.

César resolvió atacar de inmediato y, aprovechando la oscuridad, marchó con cuarenta cohortes y mil setecientos jinetes. El resto de legiones y jinetes permanecieron en el campamento bajo las órdenes de Quinto Atrio.

His rebus gestis, Labieno in continente cum tribus legionibus et equitum milibus duobus relicto, ut portus tueretur et rem frumentariam provideret, quaque in Gallia gererentur cognosceret consiliumque pro tempore et pro re caperet,

De bello gallico, Liber V-VIII (1)

…ipse, cum quinque legionibus et pari numero equitum quem in continente reliquerat, ad solis occasum naves solvit et, leni Africo[2] provectus, media circiter nocte vento intermisso, cursum non tenuit et,longius delatus aestu, orta luce sub sinistra Britanniam relictam conspexit.

De bello gallico. Liber V-VIII (2)

…Ipsi ex selvis rari propugnabant nostrosque intra municiones ingredi prohibebant. At milites legionis septimae, testudine facta et agüere ad municiones adiecto, locum ceperunt eosque ex selvis expulerunt, paucis vulneribus acceptis.

De bello gallico. Liber V-IX (6-7)



César se quedó en el campamento de marcha, y allí se encontraba cuando llegó un mensajero de Quinto Atrio, que anunciaba que durante la noche anterior se había desatado una tormenta y había golpeado la flota anclada, causando graves daños. César retrocedió con las tres columnas y comprobó que había destrozado cuarenta navíos, sin posibilidad de reparación. Llamaron a los artesanos de la tropa para trabajar en las naves restantes. Mandó un mensaje a Labieno ordenándole que sus legionarios construyeran más barcos. Otros soldados se pusieron a construir una muralla que llegaba a la misma playa; arrastraron todos los barcos reparados hasta la orilla y los vararon en la protección de esta fortificación, ya que César no tenía un puerto en el que resguardar sus navíos y cargarlos y descargarlos; la fortificación serviría para defender los barcos de un ataque enemigo, pero no para defenderla de los elementos.

Equites a Q.Atrio d Caesarem venerunt, qui nuntiarent superiore nocte, maxima coorta tempestate, prope omnes naves adflictas atque in litore

[1] Los legados más importantes de César fueron: Décimo Bruto, Cayo Fabio, Tito Labieno, Cayo Trebonio, Quinto Tulio Cicerón y Marco Antonio
[2] Africo: viento ábrego.
[3] Rubén Bonifaz Nuño. Envida de Publio Virgilio Marón
Universidad Autónoma de México, 1972
[4] Opus cit. Pág. 24
[5] Opus.cit. pág. 32
[6] Opus cit. Pág. 45