Páginas vistas en total

jueves, 2 de septiembre de 2010

Las razones de César para cruzar el Rubicón

Adrian Goldswothy, en su obra Roma, da una serie de razones que impulsaron a Julio César a tomar una decisión tan grave, simbolizada en el paso de este pequeño riachuelo que tenía una gran carga simbólica, como la de dirigirse con sus ejércitos a la Urbs, lo que significaba el comienzo de la Guerra Civil:







"Más tarde, César alegó que se había visto obligado a librar una guerra civil para defender su dignitas: su reputación. En su opinión, las leyes de su consulado habían sido necesarias y efectivas, en especial las reformas agrarias. Desde entonces, había servido bien a la República, había defendido sus intereses y a sus aliados y había hecho que el poder de Roma se respetara en regiones que nunca antes habían visto una legión. Por estos logros el Senado le había concedido tres acciones de gracias públicas de una duración sin precedentes. Ahora pretendían acortar su mandato de forma prematura- al menos desde su punto de vista-, mientras que la ley propuesta por los diez tribunos del año 52 a.C. como expresión del deseo del pueblo romano era despreciada tanto en la letra como en el espíritu. Sus enemigos, haciendo caso omiso de todos sus éxitos, le atacaban y condenaban ostentosamente a causa de su periodo como cónsul hacía casi una década. Los grandes hombres de la República no eran llevados a juicio. Pompeyo no había sido procesado desde su juventud, antes de haber formado sus propias legiones. Nadie había osado jamás demandar a Craso. El simple hecho de tener que defenderse habría supuesto un duro golpe para el orgullo y la auctoritas de César. Además, existía un peligro muy real de que le condenaran, sobre todo si el tribunal era controlado por sus enemigos, (César. La esfera de los Libros, 2006. págs. 477-478)


Caesar dixit (...) sibi semper primam fuisse dignitatem vitaque potiorem. Doluisse se quod populi Romani beneficium sibi per contumeliam ab inimicis extorqueretur, ereptoque semestri imperio, in urbem retraheretur, cuius absentis rationem haberi proximis comitiis populus iussisset.

De bello civili. Liber I, IX (2)




Propuestas didácticas:




Estamos viendo las tensiones que se producen en los prolegómenos de una contienda civil; cada bando da sus razones. Éstas son las de Julio César, que se creía injustamente tratado, en relación con otros miembros de la aristocracia patricia. Con las razones que han dado unos y otros hasta el momento ¿crees que están justificadas las quejas de César?




Has visto que desde el punto de vista de las historias nacionales se dan otros puntos de vista, y se le llama genocida; el propio Catón quería entregarlo a los galos tras la represión de los usipetes y tencteros, que estudiaste con detalle el curso pasado ¿Crees que los miembros de la facción de este personaje actuaban de otra manera? Historiadores del rigor de Mommsen rompen una lanza por el autor de La Guerra de las Galias ¿Te convence?

No hay comentarios: