Páginas vistas en total

lunes, 30 de agosto de 2010

Patricios y Plebeyos


Según Simon Baker (Roma, 2009), en el primer periodo de la República, los aristócratas de las viejas dinastías romanas acaparaban todos los cargos. Estos hombres se llamaban a sí mismos patricios, y justificaban su poder en el hecho de que desde los tiempos de los reyes etruscos, habían sido titulares de todos los cargos sacerdotales. Su conocimiento de los dioses les capacitaba mejor para los cargos públicos, al tiempo que garantizaban al pueblo el favor de los dioses, de cuya buena voluntad dependía el éxito del Estado. ( Año 510. Fin monarquía)

Los plebeyos ricos e importantes, disentían profundamente de este principio, y a prinicipios del siglo V organizaron una revuelta para exigir reformas que mejoraran su situación, y como ha ocurrido en tantas rebeliones a lo largo de la historia, se apoyaban en los plebeyos más pobres para alcanzar el poder. Pero la plebe corriente para frenar a la minoría patricia utilizó el único recurso que tenía: la huelga a la antigüa. En el año 494 (Secessio Plebis) crean una fuerza armada plebeya, en forma de comunidad conjurada (lex sacrata) y se retiran al Monte Aventino, Mons Sacer plebis, en un momento en que la seguridad de Roma estaba amenazada por fuerzas invasoras y se niegan a luchar hasta que no obtengan ciertas condiciones. Esta retirada de la plebe trajo como consecuencia la formación de un Estado dentro del Estado, y en lugar de pedir a la nobleza rica que le proporcionara un cargo público para defender sus intereses, los nombraron por su cuenta, los Tribuni Plebis y el conflicto social no remitió hasta que fueron reconocidos formalmente por los patricios. La creación de esta figura fue crucial en la historia dela República y cambió radicalmente el equilibrio entre la minoría senatorial y el pueblo. Llegaron a crear diez tribunos al año, y su figura, según Simon Baker, era una combinación de parlamentario o senador, abogado policía y delegado sindical, y, aunque con frecuencia el tribunado cayó en manos de lacayos de los patricios en lo sucesivo se tendrían en cuenta los rugidos de la plebe.

Ante el temor de que fundaran una ciudad nueva, los patricios realizaron algunas concesiones,
como los Concilia plebis tributa (Asambleas tribales de los plebeyos), generalmente dominadas por los ricos, y presididas por Tribuni plebis, inviolables, sacrosantos, , cuyas atribuciones son la protección de la plebe frente a actos arbitrarios de los magistrados ( ius auxilii), con el derecho incluso a intervenir físicamente; derecho de intercesión o recurso ( ius intercedendi ) en caso de castigo o arresto; potestad de suspender los actos públicos de los magistrados y las deliberaciones del Senado (veto), salvo en tiempo de guerra. Se crea el cargo de Ediles Plebeyos, auxiliares de los tribunos.y administradores del templo de Ceres, Liber y Libera en el santuario de la plebe en el Aventino.

Tras el periodo de las luchas de clases, las asambleas tribales adquirieron más poder; estab
an organizadas por distritos regionales llamados tribus. En todas las tribus había ricos y pobres, y gracias al sistema electoral, una tribu un voto, estas asambleas fueron representativas, y conforme Roma ampliaba su territorio, pasaron de las cuatro primitivas a 35. Se instituyó una Asamblea de las Tribus, convocada generalmente por un alto cargo, a menudo un cónsul; la Asamblea de la Plebe era convocada por un tribuno y sólo asistían los plebeyos y acabó siendo el lugar en el que se aprobaban las leyes, y a partir del 287 las votaciones tenían fuerza de Ley.

El patriciado reacciona clausura
ndo el número de gens y los nobles se convierten en una casta; prosigue la lucha entre ambos mandos ( los nobles se apoyan en sus clientes del campo), hasta que el año 450 se aprueba la Ley de las XII tablas (Leges duodecim tabularum); una comisión de 10 personas codifica el derecho consuetudinario (Decemviri legibus secribendis), que abarca derecho civil, derecho penal, derecho público y sacro. Se colocan en el Foro, en placas de bronce.

Tanto el tribunado como las asambleas populares recíen establecidas contribuyeron a crear una República de dos cabezas: la del Senado, voz de la aristocracia y de la minoría plebeya adinerada, y la del pueblo, idea expresada por las iniciales SPQR, emblema que decoraba los estandartes militares romanos y el lema de la expansión romana.

En el año 356 la plebe se apuntó un tanto crucial: un consulado quedó al alcance de los plebeyos. En 172 hubo dos cónsules plebeyos, pero la reforma se quedó en nada. La clave para tener un cargo era la riqueza, por lo tanto solo el dos por ciento de los romanos tenía acceso a la más alta magistratura. Además los plebeyos ricos aunaron sus fuerzas a los patricios y crearon una nueva nobleza, y, además al extenderse el imperio las minorías privilegiadas de las provincias accedieron a los cargos máselevados, dando incluso algún emperador.





Propuestas didácticas:

Fíjate en el nombrer de los personajes de este film.