Páginas vistas en total

viernes, 20 de agosto de 2010

arma (armas defensivas) y tela (armas ofensivas)


La primera cuestion que debemos tener en cuenta es que no todos los soldados iban equipados de la misma manera, y que su protección estaba en directa relación con su poder adquisitivo.
En principio, al igual que el hoplita griego, debía disponer de la panoplia: coraza, ventrera, casco, greba, escudo y lanza, aunque también podían incorporar protectores para el antebrazo o la rodilla. Pero ya hemos dicho que este equipamiento no estaba a disposición de todos. A medida que el cine avanza en su sueño de crear vida, se va acercando más a lo posible, y van desapareciendo de la pantalla esos ejércitos con corazas doradas relucientes y penachos de un rojo brillante y recién estrenado. Debemos tener en cuenta que con el paludamentum o manto de gruesa lana, no sólo se cubrían cuando hacía frio, sino que lo usaban como manta. Colleen McCulloug, novelista australiana de educación inglesa, cuyas obras están muy documentadas, sostiene que este manto acababa siendo pardo, más que rojo o escarlata, y maloliente. Las películas actuales, como Gladiator de Ridley Scott, son alabadas por ceñirse a los datos que nos permiten sentir la 'ilusión' de una realidad más verosímil, dentro de nuestras posibilidades de suplir con la imaginación lo que desconocemos. Este manto era generalmente usado por los comandantes militares, y se les representaba vestidos con ellos y enrollados en el brazo izquierdo; un ejemplo notable es el de los emperadores, como esta estatua de Cesar Augusto, en Prima Porta. La tropa no solía disponer de este elemento protector.Entre las armas, ofensivas y defensivas, las más importantes eran las siguientes:


Hasta-ae o lanza





Pilum -i, jabalina. Esta arma tenía una ventaja que la hacía altamenta mortífera, y era que gran parte del mango era de hierro y penetraba en los cuerpos de los enemigos. Como véis, cualquier adelanto, por pequeño que lo consideréis, podía dar ventaja al ejército que disponía de él





Gladius-ii, espada, que da nombre a la tan conocida por vosotros profesión de los gladiatores.






Scutum-i, escudo alargado y rectangular, frente al oblongo de los griegos. Cubría gran parte del cuerpo y bajo su protección construían la testudo o más comunmente conocida como tortuga. También disponía del clipeus-i, redondo de metal, más parecido al griego.











Lorica-ae, o coraza, más o menos completa, como hemos visto, según la categoría social del individuo.






Galea-ae o casco. Los había de muchas clases y con diferentes protecciones.

















Greba-ae, o protectores de las piernas.

Con todos estos elementos ya estaban protegidos para luchar y hacer frente a las arms de la época. Aunque, como hemos dicho, muchos solo usaban hondas y piedras, como los funditores baleares, como ayuda para los soldados de levis armaturae, que gozaban de gran prestigio.

Otro elemento protector eran lo pteruges, es decir esas tiritas, aparentemente decorativas, que sobresalen de la armadura, y que podían estorbar la penetración de las armas ofensivas del enemigo. Cualquier protección era poca, y quien tenía la posibilidad de prevenir las heridas, las utilizaba. No obstante estas heridas y mutilizaciones de guerra eran frecuentes, y, a pesar del riesgo de ser redundantes, sus cicatrices son muy visibles enel cine actual.

Una de las imágenes más bonitas del momento en que el soldado se prepara para el combate, es la secuencia alterna de Héctor y Aquiles en Troya (Wolfgang Petersen).

En esta última imagen vemos a Cesar Augusto, representado en una escultura policromada, como eran todas las de la época, vistiendo la armadura casi completa; el uso del color nos permite distinguir esas tiras, pteruges, que vemos con frecuencias en las imágenes. El cine peplum ha contribuido en gran manera a divulgar entre la población este tipo de informaciones, aunque muchas veces adulteradas.

Hoy se vuelve a este sueño, tan atractivo para amplios sectores de espectadores, de recrear y dar vida al imperio romano, y cineastas de prestigio se miden sus fuerzas para demostrarse a sí mismos que salen airosos del reto.





Como podéis ver en este video el interés por los aspectos marciales (de Marte, Dios de la Guerra) es muy grande, en sectores incluso dudosos. Pero ahí queda.

Propuesatas didácticas:

Aprended las siguientes locuciones:

  • arma capere, empuñar las armas.
  • in armas esse, estar armados.
  • res ad arma venit, se llega a la batalla.
  • galeam induere, ponerse el casco.
  • gladium stringere, empuñar la espada.
  • stationes agere pro portis, estar de guardia ante las puertas del campamento.
Seguid las instrucciones del profesor para trabajar estos contenidos.


Bibliografía:

Bocabulario básico de la Lengua Latina. J.Echave-Sustaeta.Ediciones Cefiso, 1975, págs. 195-196.

No hay comentarios: