Páginas vistas en total

sábado, 27 de febrero de 2010

La casa IV: los baños

"De la excepcional importancia concedida al termalismo, proporcionan sobrado testimonio los servicios o establecimientos públicos que aparecen sin excepción en todas las ciudades al progresar las excavaciones. La práctica del baño alcanzaba a casi todos los sectores, incluídos los esclavos (Mart.8.67) " (Pedro Ángel Fernández Vega. La casa romana). Pero también dedica un capítulo al espacio reservado a los hábitos higiénicos en casa.

Según Varrón, la Lauatrina, hacía en épocas tempranas las funciones del baño, posteriormente delegadas en los balnea públicos; pero algunas casas privilegiadas tenían sus baños particulares, orientados según Vitrubio hacia el Oeste, porque así se captaban la luz y el calor vespertinos; necesidades de índole práctico hacen pensar una asociación cocina-baño.

Algunas casas se supone que tenían salas con baños templados, fríos y hasta de vapor, y vestuarios, en realidad termas privadas. Como se puede ver, dos mil años no han cambiado mucho las cosas: hoy hay casas con muchos cuartos de baño, piscinas climatizadas...y otras sin baño, como ha demostrado el programa Callejeros.

Según Plinio el Viejo en el s.I. a.C. Sergio Orata introdujo una innovación de gran éxito: el hipocausto, mecanismo de suelo suspendido, cuya construcción describe Vitrubio, que permitía hacer circular calor bajo las salas y entre los tabiques, producido en hornos de combustión, tras calentar las calderas de agua.

Había letrinas públicas y privadas.








Letrinas públicas de la Villa de la Vignacce