Páginas vistas en total

jueves, 27 de mayo de 2010

La sensibilidad no caduca con el tiempo

Quiero dedicarle a Quinctius Flaminius, a quien admiro y aprecio profundamente, una canción que Eric Clapton escribió para su pequeño hijito, desaparecido trágicamente. Bach o Weethoven hubieran aplaudido su genialidad.



Las tragedias no acabaron en la Grecia clásica y ante el tormento del "alma" el hombre siempre da lo mejor de sí mismo.


Dirías mi nombre, si me ves en el cielo?
Sería lo mismo, si te veo en el cielo?

Debo ser fuerte y continuar
porque se que no correspondo al cielo.

Agarrarías mi mano, si me ves en el cielo?
Me ayudarias a pararme, si me ves en el cielo?

Encontraré mi salida a través de la noche y del día,
porque sé que no me puedo quedar aqui en el cielo.

El tiempo puede tirarte,
El tiempo puede vencer tus rodillas,
El tiempo puede rompre tu corazón,
Estuviste pidiendo por favor? Pidiendo por favor?

Detrás de la puerta,
Hay paz, estoy seguro,
y soñe que no habrá mas lágrimas en el cielo.

Sabrías mi nombre, si te veo en el cielo?
Sería lo mismo, si te veo en el cielo?

Debo ser fuerte y continuar,
porque se que no correspondo aqui en el cielo.